Consejos para cambiar un neumático

Los neumáticos son fundamentales a la hora de tener un coche, y por esto deben estar siempre en perfecto estado para que tengas siempre un excelente rendimiento. Por esto, si quieres neumaticos baratos te recomiendo ir al taller de Neumáticos x Poco, porque es el mejor que encontrarás en Madrid y que te dará siempre los mayores beneficios.

En todos los casos, es indispensable que tengas en cuenta que en cualquier momento un neumático se puede pinchar en la vía. Por esto, te he preparado este post, para que tengas siempre los mejores consejos, que te permitirán cambiar el neumático fácilmente.

¿Cómo cambiar un neumático pinchado?

Es indispensable tener en cuenta que, cambiar un neumático es relativamente sencillo, y no te llevará mucho tiempo si sabes hacer las cosas. Asegúrate de seguir estos pasos y te aseguro que tendrás éxito:

Estaciona bien el coche

Es indispensable tener en cuenta que tu coche debe estar estacionado en un lugar seguro antes de que procedas a cambiar un neumático. Debes asegurarte de que el lugar donde estaciones el coche sea completamente plano, para evitar accidentes y que tu coche tenga el freno de mano colocado.

También es indispensable asegurarte de que, tengas elementos de seguridad colocados para tu protección, así los otros conductores podrán verte y no tendrás accidentes.

Quita el neumático pinchado

Te recomiendo que, antes de subir el coche en el gato, aflojes un poco las tuercas de la rueda que vas a bajar, y así podrás bajarla más fácilmente. Procede a subir el coche en el gato, para que puedas retirar la rueda que vas a cambiar, y asegúrate que quede suficiente espacio entre el suelo y la rueda.

Una vez que la bajes, debes colocarla debajo del coche junto al gato, para que puedas evitar cualquier tipo de accidente. Cuando hayas hecho esto, será el momento de proceder a buscar el neumático de repuesto.

Colocando el nuevo neumático

Debes colocar el neumático en la posición adecuada, y proceder a fijarlo con las tuercas con la mayor cantidad de fuerza que puedas. Procede entonces a bajar el coche del gato, y a retirar el neumático que estaba debajo.

Siempre debes tener en cuenta que, una vez que el coche esté en el suelo, debes apretar nuevamente las tuercas con toda tu fuerza. Así evitarás tener problemas con tu rueda en el futuro, como accidentes y en este momento ya estarás listo para continuar con tu camino.