POR QUÉ DEBES INSTALAR EN TU HOGAR UNA CALDERA DE CONDENSACIÓN

Uno de los puntos en los que incide el estudio de la calificación energética de los edificios, algo tan a la orden del día, es el tipo de caldera que tienes instalada en tu vivienda. Uno de los factores más determinantes en la contaminación ambiental es el humo tóxico que sale por las chimeneas, procedente de la combustión de los carburantes tradicionales.

Ese humo siempre lleva partículas tóxicas que salen al exterior y se esparcen por la atmosfera, y que son las principales causantes del efecto invernadero y de esa nube de polución que solemos ver asentada sobre las grandes ciudades, cuando se enlazan varios días seguidos sin lluvia ni viento. En las noticias de televisión siempre citan a la ciudad de Madrid como un claro ejemplo de lo que estoy comentando.

Pues bien, como es un problema que cada vez va a más, las administraciones han empezado a decretar normativas para intentar paliar esos efectos, y poder disfrutar de un poco de aire más puro. Una de las ultimas normativas hace referencia a las Calderas de Condensación, que se distinguen de las convencionales por lo bien que aprovechan el combustible, gas en este caso, para extraer del mismo toda su potencia energética sin tener que trabajar a gran rendimiento.

De esa manera no solamente se reduce el gasto por parte del usuario, sino que al quemarse menos componentes los humos evacuados al aire exterior son en menor cantidad y menos perjudiciales. Y a esto hay que añadir que son unos gases limpios, porque en la misma chimenea se vuelve a absorber las partículas quemadas y se les vuelve a reconducir a la parrilla inferior, en donde entrarán en contacto con el agua procedente del circuito frio y la empezará a precalentar.

Gracias a ello, la caldera no tendrá que elevar mucho su temperatura para que el líquido alcance su calor ideal, y esto redundara también en un menor consumo energético.

Como ves, la adquisición de estos modernos artefactos puede beneficiarte de varias maneras; si tienes conciencia ecológica comprobarás como expulsas menos contaminación al mundo exterior, y si te interesa mantener la economía de la cartera verás como el dinero que vas a ir ahorrando todos los meses te habrá compensado el gasto inicial que supuso la adquisición de la caldera.

Y si te parece que es un producto caro, acércate hasta cualquier organismo público medioambiental y pregunta por las ayudas para adquisición de estas calderas. Generalmente se reciben desde Europa cantidades destinadas a mejorar la eficiencia energética tanto en materiales para tu casa, aislamientos y electrodomésticos. Y entre estos últimos las calderas de condensación son los que te saldrán más rentables, por la subvención que recibirás y por el ahorro anual que te habrá proporcionado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *